Historia de Monteverde

Historia de Monteverde

Entre 1915 y 1918 llegaron las primeras familias no indígenas a la región ahora conocida como Monteverde. Al igual que en otras zonas remotas del país, estas familias provenían del Valle Central, en búsqueda de tierras que pudieran trabajar y luego reclamar el título de propiedad. De manera independiente, unas entraron al valle del Río San Luis, otras en las colinas que denominaron Los Cerros (hoy La Lindora), y otras ingresaron desde la zona de Las Juntas (Abangares, Guanacaste). Todas se dedicaron a la agricultura de subsistencia; algunas complementaron su economía con la producción de granos y animales para comercializar, como frijoles, maíz, cerdos. No existía en ese momento población indígena en la región, pero sí las evidencias de que hubo alguna vez pequeños asentamientos. Sin embargo, la falta de valoración de la cultura indígena hizo que los pocos cementerios indígenas fueran saqueados y piezas elaboradas en cerámica y piedra fueran apropiadas, destruidas y a veces vendidas. Un alto porcentaje de la alimentación provenía de la misma región, salvo algunos productos de la dieta de los ticos que no se adaptaban al clima y suelo de la zona, tales como el arroz, sal, harina de trigo. La cacería y consumo de carne silvestre era parte importante en la dieta. Los agroquímicos eran aún desconocidos. Algunos productos cultivados en la región podían ser comercializados en centros de población mayores, utilizando caballos para el transporte, en jornadas de más de seis horas. Era el caso de frijoles, maíz y luego el café. Animales domésticos, como cerdos y ganado vacuno también representaban una oportunidad muy precaria y difícil para el comercio. En ausencia de servicios públicos básicos, el bienestar de la población dependía más en la ayuda mutua y el desarrollo de múltiples habilidades y conocimientos básicos (construcción, salud, producción agrícola, confección de ropa, etc. De todas, quizás la más importante era la solidaridad y ayuda mutua.

En la década de los cuarenta se construyeron los primeros dos centros de educación primaria públicos. Pero tendrían que pasar más de treinta años para que el primer colegio público fuera creado (1977). La agricultura de subsistencia predominó hasta la década del cincuenta, cuando los Cuáqueros (Quackers) empezaron a desarrollar la industria de la leche, mientras que algunos ticos también empezaron a cultivar el café. En esta década se inició la producción de quesos, bajo el liderazgo de las familias cuáqueras inmigrantes. Los primeros cuáqueros llegaron desde Estados Unidos a Monteverde en 1951. Su decisión de migrar estuvo fundamentada en sus principios de paz, no violencia y oposición a las políticas de guerra de su gobierno. En Costa Rica encontraron un país que había disuelto en ejército en 1948. La llegada de los Cuáqueros, con su necesidad de comprar tierra, así como el hecho de provenir de un país con una economía más fuerte, causó la primera alteración del precio de la tierra y el valor de la mano de obra en la región. Una serie de aspectos positivos resultó de la interacción entre Cuáqueros y Ticos. Entre otros: el inicio de la industria láctea, la introducción gradual de la energía hidroeléctrica en algunos sectores de Monteverde, Cerro Plano y Santa Elena, los conocimientos farmacéuticos de uno de los cuáqueros y de medicina natural de los locales, y la integración de valores asociados al desarrollo de base, comunes en ambas culturas. No se han realizado localmente estudios formales sobre las diversas prácticas de conservación de la naturaleza por parte de la población local antes de la llegada de los Cuáqueros. Sin embargo, es necesario hacer justicia a las acciones conservacionistas de los pioneros que casi no se mencionan en la historia de Monteverde.  Algunas de estas prácticas son:

– Protección de nacientes y ríos

– Rotación de cultivos

– Siembra de frijoles sin eliminar arar el suelo

– Protección de hembras preñadas de animales de cacería

– Producción local de la mayoría de los alimentos de consumo familiar

– Uso de fuentes de energía renovables o de bajo impacto ambiental


 

En las décadas de los 60s y 70s se fortaleció la economía de la leche. Más costarricenses se convirtieron en dueños de la empresa. Por más de 40 años, la producción e industrialización de la leche sería la economía básica de Monteverde. Al final de los 60s, los cuáqueros, biólogos visitantes y el mismo Gobierno de Costa Rica encontraron importantes razones para proteger el bosque en la parte alta de la montaña. Para el Gobierno, la razón principal sería la protección de nacientes y cuentas de ríos que alimentarían el futuro proyecto hidroeléctrico de Arenal. Para los cuáqueros su inquietud era proteger el agua de la comunidad y la riqueza escénica y biológica del bosque nuboso. Para los biólogos, el bosque nuboso de Monteverde era unos de los sitios con mayor biodiversidad en el planeta.

En 1971 se creó la Reserva Biológica Bosque Nuboso de Monteverde. Primero fue área de unos pocos cientos de hectáreas protegidas, pero luego llegaría a superar las 5000 has. La primera área protegida se llamó Bosque Eterno, bajo administración de la comunidad de cuáqueros; pero luego el Centro Científico Tropical la expandió, bajo el nombre que actualmente tiene. Durante los 70s e inicio de los 80s la mayoría de visitantes a la Reserva de Monteverde eran biólogos y estudiantes norteamericanos, así como unos pocos turistas amantes de la naturaleza. En 1985 no llegaron más que unos 500 turistas a Monteverde. Conforme el Centro Científico Tropical conseguía donaciones y podía comprar más bosque para protección, se incrementaron las tensiones entre los objetivos de conservación de la naturaleza y los intereses de producción agrícola. Para la década de los 80s los vecinos de la región estaban preocupados por la poca diversidad de la economía. Una cooperativa local, Cooperativa de Santa Elena, promovió otras oportunidades económicas, como el café y la artesanía. Por casi treinta años, la Cooperativa de Santa Elena, junto con la Productores de Monteverde (Fábrica de Quesos), lideraron el proceso de desarrollo económico y social en la región- También al final de los 70s (1977) la comunidad logró la creación del primer colegio público en la región, el Colegio Agropecuario de Santa Elena. Este Colegio ayudó a ampliar las oportunidades de trabajo futuro para los hijos y nietos de los agricultores originales. A mediados de los 80s, se crearon dos asociaciones que también influirían mucho el futuro de la región: la Asociación Conservacionista de Monteverde (ACM) y el Instituto de Monteverde (IMV). La primera administró por muchos años un programa acelerado de compra de tierras para conservación, alrededor de la Reserva Biológica de Monteverde. Esta nueva Reserva fue nombrada Bosque Eterno de los Niños (International Children’s Rainforest). También la ACM coordinó programas de Educación Ambiental y de Reforestación en las comunidades alrededor del área protegida. A mediados de los 90s, ya el Bosque Eterno de los Niños se había convertido en la reserva natural privada más grande de Costa Rica, con 22 000 has.

El Instituto Monteverde administra programas de educación en el extranjero para universidades, la mayoría de Estados Unidos. Estos programas se enfocan en temas de conservación, biología tropical y sostenibilidad. A los Cuáqueros inmigrantes en los 50s se sumaron poco a poco otros extranjeros, atraídos no solo por la naturaleza, pero también por la organización comunal y su carácter multicultural. A principios de la década de los 90 el Colegio Técnico Agropecuario local decidió ampliar su oferta de formación técnica con la enseñanza del ecoturismo y otros servicios turísticos. También el Colegio logró que el Estado le diera en administración un finca cubierta principalmente con bosque nuboso, para operarla como un aula para sus estudiantes y una fuente de ingresos vía visitación turística. Nació así en 1992 la Reserva Bosque Nuboso de Santa Elena. La década de los 90 marca un cambio drástico en la economía de Monteverde, desde la agricultura hacia el turismo. A diferencia de otros destinos turísticos del país, Monteverde se ha caracterizado por la amplia participación de locales en los beneficios económicos de esta industria. El turismo multiplicó las oportunidades de empleo directo e indirecto. Esta situación no solo contribuyó a reducir la actividad agrícola local, además atrajo a individuos y familias desde otras comunidades vecinas y otras regiones del país. En pocos años se aceleró el crecimiento poblacional, y en ausencia de un gobierno local (Municipalidad) el desarrollo semi urbano fue muy desordenado.

Con el tiempo, Monteverde se convirtió en una comunidad bilingüe (inglés-español). Primero fue la llegada de los Cuáqueros, luego la creación de escuelas privadas bilingües y finalmente la oportunidad de practicar un segundo idioma todos los días. También el crecimiento de la visitación abrió oportunidad para que otras formas de turismo prosperaran, como el turismo de aventura y el agro-turismo. Al iniciar el nuevo milenio, Monteverde era reconocido internacionalmente como uno de los destinos ecoturísticos de gran renombre mundial. Sin embargo, más y más empresarios locales empezaron a ofrecer dos opciones nuevos atractivos turísticos: turismo de aventura y agroturismo.

La construcción de cables aéreos y puentes colgantes sobre el bosque atrajo a un nuevo tipo de turista y complementó el turismo naturalista practicado en las Reservas de Bosque Nuboso de Monteverde y Santa Elena. El agro-turismo abrió la oportunidad para que los visitantes conocieran más sobre el cultivo, proceso y comercialización del café y otros productos locales; también creó un alternativa económica para que productores agrícolas locales no abandonen esta forma de vida y a la vez reciban beneficios económicos del turismo. Durante lo 90s hubo intentos de organizar al sector de la economía turística de Monteverde, sin mucho éxito. El sector turismo continúa creciendo, y con él el desarrollo de la infraestructura de hoteles, cabinas, pensiones, restaurantes, parques temáticos etc. Creció también la población, el consumo, la generación de desechos, la demanda de agua para consumo doméstico e industrial, el uso intensivo de caminos en mal estado. Esta situación motivó a la comunidad a gestionar la creación de un gobierno local que contribuyera a ordenar el crecimiento y colectar e invertir localmente algunos de los impuestos públicos. En el 2002 se formalizó la creación del Consejo Municipal de Distrito de Monteverde. Sin contar con cifras precisas sobre la visitación anual a Monteverde, se estima que durante la última década alcanzó máximos de 200,000 turistas por año. Estas es una cifra muy alta, considerando que la población local no supera los 5000 habitantes. La falta de incentivos mayores para el desarrollo de otras formas de economía, ha provocado una alta dependencia en la economía turística. Con la recesión económica experimentada al final de la década 2000-2010, el destino turístico de Monteverde fue afectado y algunos negocios turísticos fracasaron. Para esta época, ya los productores locales de leche habían vendido su empresa a una multinacional, al tener dificultades para competir en el mercado abierto de productos lácteos. Esto generó de nuevo interés en algunos líderes locales por diversificar la economía, invertir en desarrollo social y visionar el futuro deseado para Monteverde. En 1912 se creó el Fondo Comunitario Monteverde (FCM), una organización local sin fines de lucro, con el propósito de cultivar recursos y capacidades que ayuden a construir una comunidad más sostenible. El FCM capacita líderes, ayuda a integrar organizaciones hacia metas comunes, motiva a empresarios locales para que inviertan en el bienestar social y la protección del ambiente y busca donaciones de organismos internacionales que complementen la inversión local. En los últimos años, la comunidad local espera con ansias que termine la pavimentación del camino de acceso principal a Monteverde. Una vez que este proyecto esté completado, nuevos retos vendrán, pues podría haber modificaciones en la cantidad y tipo de visitantes a este destino turístico.


 

Back